jueves, 6 de junio de 2024

La parte oculta de don Nicolás de la otra Parte / Vizconde de la Vera Cruz

 


Candidato súbito don Nicolás por aceptación tácita del Nini de San Esteban (ahora en manos de unos cuatreros del lunpem mediático madrileño con el señuelo de una nécora) tras imposición exprés y sin rechistar de Génova 13. 
 
Como si no tuviésemos ya bastante con aquel impostor académico del lanzamiento de hueso de aceituna, Cieza nos sorprende ahora con otro paisano de corte y porte bien distinto pero intrínsecamente sospechoso por su biografía de ser un trolero del globalismo masónico más grosero, por otanista y belicista de ocasión de lo que no se exhibe pero tampoco se puede ocultar.

Este candidato trata de imbéciles por igual a todos los murcianos con su aparente buenísmo electoral y viene a epatarnos, con su carrera diplomática en destinos selectos, a gentes con currículos más brillantes y formación en mejores universidades que la suya de referencia. 

No crea don Nicolás que impresiona fácilmente a un sector de la Región que le da sopas con onda en cuestiones de pensamiento y acción con postgrados de escalofrío. Algunos, residentes en colegio mayor granero de altos funcionarios y casi pared con pared con la Escuela Diplomática ya desde antes de ingresar usted.

Una de las primeras cosas que aprendí en mi paso por la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense es que sin poder social previo no se puede tener poder político. Pues bien, a don Nicolás no se le conocía de nada por parte de la sociedad regional hasta que aparece de repente integrando una candidatura electoral a los comicios del domingo al Parlamento Europeo, diciendo que para representar a su tierra y defender lo que haya que defender. Lo cierto es que para los periodistas de Murcia había sido hasta ahora un ilustre desconocido.

Pienso yo que a alguna disciplina extraña obedecerá antes que a los intereses generales de los murcianos cuando con nocturnidad aparece como candidato por la Región de Murcia para sustituir a quien antes logró escaño en Bruselas-Estrasburgo por el PP, caso de la catedrática Cristina Gutiérrez-Cortines  y del ex presidente de la Comunidad Autónoma, Ramón Luis Valcárcel, sin que nadie del PP de aquí le haya escogido ni siquiera votado. Ni tampoco saber bien de quien se trata pese a las credenciales virtuales que exhibe de murciano de la diáspora.

El Clúster de la Industria de la Defensa organiza la conferencia de Nicolás Pascual de la Parte "Guerra híbrida y ciberguerra: El ejemplo de Ucrania". Mayo 2023, veo en Internet para no intuir, por muy torpe que se sea, quienes son sus mejores amigos. Y la cita es de hace un año nada más.

Lo que hay que preguntarle públicamente y con urgencia a este ciezano que rebaja un poco al matizar que pasó su infancia en Cartagena, es si quiere una guerra de Europa con Rusia para que la juventud murciana se desangre en los campos de Ucrania. Que lo sepan antes del domingo los padres de esos probables mártires sacrificados en aras de los intereses de la industria armamentística tan bien conectada con un no tan inocuo don Nicolás, que posa con los pescadores de Águilas aparentando que será su defensor en Bruselas.

Pero para qué se quiere sentar don Nicolás y otros en el hemiciclo, precisamente ahora, me pregunto con todo el recelo posible. ¿Para legitimar, tras animar, una guerra ofensiva en suelo europeo contra Rusia?  No tengo duda porque la biografía de este Pascual de la Parte es de por si reveladora de unas intenciones, que nos oculta, y que no pueden ser otras por más que intento encontrar argumentos en contra.

Porque don Nicolás ha sido, y eso imprime carácter, embajador Representante Permanente de España en el Consejo de la OTAN, el sancta sanctorum del gabinete de guerra, que la declara sin pedir permiso a los parlamentos de los respectivos países miembro por una presunta premura y el simple supuesto criterio técnico de gente como don Nicolás Pascual aunque posteriormente venga por fuerza la ratificación de lo ya decidido.

Ensangrentar los campos de batalla del viejo continente es lo que se busca de tapadillo trufando con afines como don Nicolás los escaños del Parlamento Europeo y buscando en su momento suficientes votos de refrendo de una muy peligrosa guerra en Europa por el arsenal superior y más avanzado que Rusia posee sobre los arsenales de la OTAN. 

Londres y París serían destruidas en pocos minutos y no quiero pensar qué futuro les espera a los pequeños países, recientemente advertidos por el propio Putin del enorme riesgo de jugar a la guerra.

Si todo lo que aquí se dice no fuese cierto, emplazo a don Nicolás Pascual de la Parte a una más que urgente carga de la prueba para que en 24 horas nos convenza de que no trabaja para fuerzas ocultas y sí, en cambio, que quiere nuestro voto para ser adalid de los puros intereses de España y, por ende, de la Región de Murcia. 

Y que está por soluciones diplomáticas imaginativas, aunque complejas, antes de que un artefacto nuclear ruso o bomba sucia caiga sobre nuestra base aeronaval de San Javier-Cartagena y acabe de golpe con la vida de un millón y medio de murcianos. 

Así que es ocasión para no actuar con frivolidad ni dar crédito a posiciones belicistas a pagar con sangre inocente de los chicos y chicas españolas. 

Le espero, don Nicolás, si es que me equivoco, a que me convenza de que es usted un mirlo blanco para su tierra. Si se calla, es que otorga.

No hay comentarios: